INFORMACIÓN GENERAL

CLAUSTRO DE SAN JUAN DE DUERO

Anexo a la iglesia y utilizado de zona para dar sepultura entre los siglos XIII Y XV, servía para comunicar todas las partes del monasterio. Es la única dependencia monacal que queda y uno de los más originales del románico español por la variedad e influencias de su arquitectura: trazas del románico más puro, arcos apuntados tendentes a la herradura, sin olvidar las evidentes huellas bizantinas y árabes. Los chaflanes, con clara influencia árabe, están rematados con arcos califales. Se sabe que estaba cubierto con un techo de madera que se quemó.

PALACIO DE LOS CASTEJONES

En la calle Aduana Vieja se encuentra el Palacio de los Castejones, actualmente unido al palacio de Don Diego de Solier. Fue mandado construir por la familia de los Castejones, de gran peso en Ágreda, en el S. XVI y se construyó intramuros, como era costumbre entonces, junto a la muralla y las puertas de la misma, puesto que los nobles adquirían la obligación de defenderlas. Durante mucho tiempo se le conoció como la Casa de los Clavos por tener las puertas unos gruesos adornos metálicos en forma de clavos. Actualmente es una vivienda particular.

SAN SATURIO

Cuenta la tradición que en el siglo VI el noble soriano Saturio tras fallecer sus padres, repartió sus riquezas entre los pobres y marchó a vivir a unas cuevas junto al Duero. Allí en un sobrio y místico oratorio, en honor a San Miguel Arcángel, viviría durante treinta años de forma eremítica.

Los primeros datos que dejan constancia de la existencia de un oratorio de San Miguel que luego pasó a llamarse San Saturio, datan del año 1148. Posteriormente se hicieron algunas reparaciones y debido al hundimiento de la misma, en el año 1694 la ciudad de Soria acordó reedificar una iglesia de nueva planta con el concierto de todos los vecinos, colgada sobre un roquedal junto al Duero que unida a la riqueza paisajística de la zona lo convierte en un enclave incomparable.

PALACIO DE LOS CONDES DE GÓMARA

A finales del S.XVI, la riqueza de la familia  de Francisco López del Río era manifiesta. Fruto de esa abundancia, los Río y Salcedo edificaron entre los años 1577 y 1592 su nuevo palacio en el centro de la ciudad resaltando sobre el resto de las demás construcciones. Es el palacio que hoy se conoce como “Palacio de Los Condes de Gómara”.

Esta familia ya tenía en su haber una casa-palacio en la ciudad de Soria, de “los Río y Salcedo”- primer tercio del S.XVI – que actualmente acoge el Archivo Histórico Provincial, con portada renacentista y ventana en esquina. Pero fue su afán de exhibir su reconocimiento social y económico lo que les llevó a edificar el más fastuoso de los palacios de la ciudad.

Fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 2000 y actualmente el edificio alberga el Palacio de Justicia.

 RUINAS DE LA IGLESIA DE SAN NICOLÁS

Se trataba de un templo románico, en pleno corazón del casco antiguo de la ciudad,  construido en los siglos XII y XIII, con mucha similitud a San Juan de Rabanera y con carácter sielense, que ha llegado hasta nuestros días en forma de ruinas que nos permiten ver la radiografía de su estructura románica: parte de la cabecera, algo de los muros sur y los basamentos de la torre.

Del origen de esta iglesia, solo se sabe que figura entre las primitivas parroquias en el censo de 1270 de Alfonso el Sabio. La ruina de San Nicolás venía de lejos. En 1858, dado el mal estado del templo, se desmontó la techumbre y se llevó el retablo del altar mayor a la iglesia del Hospital y ex convento de San Francisco. En 1908 fue trasladada su portada al testero de San Juan de Rabanera y fue declarado Monumento histórico-artístico Nacional en 1962.

IGLESIA DE SAN JUAN DE RABANERA

Debe su nombre a la procedencia de las gentes, Rabanera del Campo, que entre 1109 y 1119 se instalaron repoblando Soria, fundando así uno de las 35 collaciones intramuros más otra extramuros que tuvo la ciudad, según el censo de Alfonso X El Sabio.

Tras soportar importantes transformaciones a lo largo del periodo barroco, que hicieron que quedase casi irreconocible, las últimas restauraciones llevadas a cabo a principios y mediados del siglo XX  lograron devolver en gran parte su esencia y pureza románica.

Fue declarada Monumento Nacional en 1929 y Bien de Interés Cultural en el año 2000.

CONVENTO DEL CARMEN

Las Carmelitas Descalzas llegaron a Soria llamadas por el obispo de Osma Don Alonso Velázquez, el 2 de junio de 1581. Para la fundación ofreció la noble Doña Beatriz de Beaumonte su casa- palacio para que se establecieran.

MÁS INFORMACIÓN

Encuentra más información sobre
Soria en la App #eligesoria o en:

www.turismosoria.es

 

Imágenes obtenidas de:

turismosoria.es